Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio

Ok Más info

957 249 199
noviembre 21, 2018

La implementación de las tecnologías y la próxima crisis

Según la teoría económica existe un gap, un lapso de tiempo, entre la aparición de una tecnología y la configuración definitiva de la misma. Y precisamente, es durante este lapso de tiempo, cuando se conforman las crisis. Veamos varios ejemplos.

Los antropólogos cifran en el 12.000 antes de Cristo la transformación definitiva de la humanidad, coincidiendo con el paso del Paleolítico al Neolítico, y se cambia para siempre su configuración, ya que pasamos de ser cazadores-recolectores (nómadas) a una sociedad agrícola y, por ende, sedentaria.

Es en esta época donde se configuran los grandes pilares de la sociedad actual, la formación de la propiedad privada y el comercio, y aquí es donde pueden tener su origen todas las crisis económicas.

Pensemos que un ser humano que venía desarrollando actividad agrícola en un lugar, necesitaba tener dominio y propiedad sobre el mismo. Pero se da la circunstancia que no en todos los lugares se podía producir de la misma forma, dando origen a los intercambios comerciales.

¿Qué dio lugar a la tulipomanía o crisis de los tulipanes?

El 5 de febrero de 1637 se produjo el estallido de esta burbuja. Los tulipanes fueron introducidos en Holanda en 1559, y los precios irían aumentando de forma desorbitada a medida que la “tecnología” desarrollaba el multicromatismo de dichas flores, y los bulbos de tulipán fueron objeto de especulación. La consecuencia del efecto de los avances tecnológicos en el multicromatismo de los tulipanes, dio lugar a la especulación con los bulbos, incrementando el precio de los mismos exponencialmente, ocasionando una gran burbuja económica y una crisis financiera.

¿Y las punto com?

De igual forma, desde que apareció el primer navegador “Mosaic” hasta los existentes dominados por Google, mucho ha llovido. Desde aquella primera aparición tecnológica hasta la configuración actual, también se ha producido una crisis. Cuando aparecieron los primeros navegadores, hubo un efecto llamada para inversores, inicialmente especializados, pero a la postre, “democratizándose” su entrada paulatina, se originó una  burbuja económica.

Con estos ejemplos ¿Podríamos hacer una proyección de una nueva burbuja?

Pensemos en las criptomonedas, y más concretamente en el bitcoin. Esta moneda virtual está sostenida por una tecnología, el “Blockchain”, siendo este el primer ingrediente de la aparición de una nueva burbuja.  Recientemente nos han ofrecido invertir en bitcoin, dado que se lleva revalorizando, con altibajos, desde su creación. Esto supondría que alguien no especializado en esta tecnología, entre a mercadear con la misma, siendo este el segundo ingrediente, para que surja una nueva burbuja.  La magnitud de la burbuja irá en función del grado de “democratización” de su uso por personas no especializadas.

¿Y qué podemos inferir de la inteligencia artificial?

Pues que, desde su aparición, se ha llevado por delante millones de puestos de trabajo y cientos de profesiones, pero sin embargo continúa reconfigurándose, y muestra unos ingredientes bien distintos. Hay quienes consideran que los “profesionales de nicho”, es decir, los super especialistas, no han de temer.

Mientras esperamos la siguiente gran reconfiguración de la humanidad, sé feliz.

José Antonio Caballero

Ingeniero – Consultor

EQ Abogados & Consultores