Inflación: qué es y cómo puede afectarte. ¿Tiene solución? - EQ Abogados

We use, we bake and we eat cookies. By browsing our site you agree to our use of cookies. Okay! Learn more

¿Podemos ayudarle?
Inflación: qué es y cómo puede afectarte. ¿Tiene solución? octubre 14, 2022

Inflación: qué es y cómo puede afectarte. ¿Tiene solución?

Estamos seguros que sabes lo que es la inflación. Pero, ¿sabes cuál es su repercusión? En este artículo vamos a desvelar varias claves que te ayudarán a entenderla.

¿Qué es la inflación? Algunos ejemplos

Pongamos antecedentes. La inflación es la subida de precios comparada con períodos anteriores. Esta definición super básica ya lleva aparejado lo siguiente “un desequilibrio entre la oferta y la demanda”

Piensa en lo siguiente: Se pone de moda el aguacate para desayunar, comer y cenar… Los aguacates que se producen son los que son. Las personas comienzan a acudir a los mercados a comprar esa ansiada fruta con la que van a rejuvenecer y adelgazar.

Si son muchas las personas que quieren aguacates, el precio subirá, lo que provocará inflación en el precio de ese producto.

Pero, ¿solo el aumento de la demanda puede provocar inflación? No, de hecho, la principal vía de generación de inflación es la cantidad de dinero en circulación.

Para que sea más fácil de entender, te ponemos en una situación hipotética: SAR Tragisbundo III, Rey de los Peñuscos, se mete en varios fregados de guerras (la guerra es la actividad humana más costosa). Este hombre necesita cada vez más oro y plata y comienza a ser algo tacaño con la cantidad de estos metales preciosos, que forman las monedas en circulación. Es decir, envilece la moneda con metales menos valiosos, (de ahí lo de morder la moneda para ver si es buena o de chocolate). Esto obliga a su majestad a poner en circulación más monedas, cada vez con menos oro y plata.

Pero el pueblo no es tonto, se entera de la jugada y automáticamente suben los precios de sus productos, porque ellos quieren seguir con la misma capacidad adquisitiva. Et voilá! Se produce la inflación. Y esto tiene mucho que ver con lo que está pasando actualmente.

Habrás oído eso de “políticas expansivas” y es que, en los últimos años, nuestros reyes locales se han dedicado a poner en circulación dinero. Ya sabes, tipos de interés bajos, créditos en abundancia, ayudas varias…

El caso es que la gente corriente recibe más dinero a sus bolsillos, y claro, gastamos o tendemos a gastar más. Esto hace que la demanda suba, porque queremos adquirir más bienes, mientras que la oferta es inferior. ¿Qué ocurre? Pues que hay una subida de precios que, poco a poco, se retroalimenta.

Está claro, si suben la luz y las materias primas a los empresarios, tratarán de mantener sus márgenes, cosa que no siempre consiguen, subiendo así el precio de lo que ellos venden. Y así, en cascada.

¿Qué provoca la llegada de la inflación?

En el caso de la inflación que actualmente nos afecta, ésta se debe a muchos factores:

  1. El encarecimiento de materias primas después de la gran parada provocada por el covid-19.
  2. La subida de los precios de los combustibles tras la reactivación.
  3. La poca oferta de otras materias y servicios debido a los confinamientos.
  4. Encarecimiento de la logística y de la energía.
  5. Gran cantidad de dinero en circulación por las ayudas y estímulos
  6. Y, como guinda del pastel, la guerra en Ucrania.
  7. Y un largo etcétera.

Exacto. Todos los ingredientes para que aparezca el monstruo.

¿Cómo puede afectarme la inflación?

En primer lugar, suele sufrirse una pérdida de poder adquisitivo. La explicación es sencilla:

Si tienes una nómina y ésta no sube al mismo ritmo que los precios, cada vez ganarás menos, en comparación. Por lo tanto, ahorrarás menos dinero o, lo que es lo mismo, podrás comprar menos cosas que antes. Esto irá parando la economía poco a poco.

Por otro lado, y suponiendo que eres un afortunado y cuentas con ahorros en el banco, estos tendrán cada vez menos valor. Y cada vez menos, cuanto mayor sea la inflación.

Además, subirán los tipos de interés, ya que es la forma de contrarrestar la inflación, haciendo más difícil que la gente pueda acceder al crédito (justo lo contrario de lo que pasaba antes).

Si tienes una hipoteca con tipo variable, te la subirán. Si tienes que pedir un préstamo, será más caro y difícil. Imagínate para las empresas, en las que son frecuentes las operaciones financieras. Algunas de ellas incluso tendrán que cerrar por la incapacidad de hacer frente a sus obligaciones.

No te vayas, todavía aún hay más. Entre lo que se frena la economía y las empresas que cerrarán, aumentará la probabilidad de que te quedes en el paro.

Esto anterior conllevará que Papá Estado incremente alarmantemente sus gastos sociales, ya sabes: pagas, desempleo… Incrementando su deuda pública, que cada vez costará más colocar, y los inversores perversos pedirán más intereses a cambio, lo que obligará al país a destinar más dinero para pagar deudas, antes que destinarlo a gastos sociales, por ejemplo.

No queremos seguir, creemos que a estas alturas ya te hemos alarmado lo suficiente, pero hemos tratado de hacerlo con algo de humor.

¿La inflación tiene solución?

Rotundamente, sí. ¿Es fácil? Eso es relativo. Habría que subir los tipos de interés, pasar la fiebre lo antes posible, y no dar lugar a males mayores. Por eso es necesario que suban los tipos de interés.

Incluso hay muchos economistas, que opinan que un 2-3% de inflación es bueno ya que, de alguna forma, un país crece.

Esperamos que la información aportada en este artículo haya sido interesante para ti y que te ayude a comprender mejor esta problemática que azota a nuestro país actualmente.