Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio

Ok Más info

957 249 199
julio 04, 2018

Las empresas son igual que las personas

Las empresas son igual que las personas. Los distintos estados de las empresas son equiparables a las edades de las personas. Y se pueden indicar varios ejemplos.

Así, los niños pequeños son mucho más activos que las personas mayores. Su aprendizaje se realiza a través del movimiento. El tanteo y error. Pero en el mundo de la empresa ocurre exactamente igual. Las empresas jóvenes son mucho más activas que las empresas consolidadas.

Las empresas startup con sus emprendedores, suelen realizar muchas más actividades. Y ello comparativamente con sus capacidades. Suelen ser más proactivos en la búsqueda de clientes. Pero también en probar nuevos sistemas, incorporar nuevos procesos y procedimientos. A pesar del riesgo que conlleve.

A la contra las empresas consolidadas tienen una mayor inercia, que no ha de confundirse con actividad o acciones. Huyen de los “experimentos”, y si se apura, huyen de la innovación a través del proceso de error y acierto.

De la misma forma ocurre con la innovación. Un niño es capaz de realizar planteamientos diferentes a la hora de resolver un problema. Y ello tiene mucho que ver con la plasticidad de las sinapsis. El adulto se guía más por la experiencia acumulada, que es opuesta a este tipo de innovación.

En el mundo de la empresa ocurre igual. Son las startups las que de alguna forma innovan, al incorporar nuevas formas de abordar un problema. Y esto lo saben las grandes compañías, que cada vez son menos capaces de generar valor añadido. Y es por ello de su gran interés en nuevas empresas y emprendedores.

Y es la combinación de niño y adulto, la que hace enriquecer a uno y a otro. La formación de un niño ha de hacerse en un entorno en el que no solo participen otros niños, sino también en el que intervengan adultos. Aprenden los primeros las técnicas de los segundos. Pero son los segundos los que incorporan proactividad de los primeros.

Es precisamente ello lo que se ha de perseguir en cualquier emprendimiento. No perder la perspectiva de otras nuevas empresas, pero tratando de insertarse en un mundo en el que existen unos jugadores.

Desde EQ ABOGADOS, entendemos que una empresa ha de tener un asesoramiento personalizado. Y dicho asesoramiento va a depender en gran medida del estado en el que se encuentra. Las startups necesitan perspectiva y experiencia. Pero las empresas consolidadas necesitan incorporar innovación y proactividad.