Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio

Ok Más info

957 249 199
noviembre 06, 2018

LAS PIEDRAS DEL HAMBRE

Recientemente se han encontrado las famosas “Hungerstein” o “Piedras del Hambre”. Y ha sido en el Río Elba,  a su paso por la República Checa, cerca de la frontera con Alemania. Estas piedras no solo se encuentran en esta ubicación, sino en otros cursos fluviales de la Europa Central.

Las piedras en cuestión han aparecido varias veces desde el siglo XV. Poseen inscripciones en las que los habitantes de la zona hacían referencia a problemas. En alguna de las piedras rezaba la inscripción “Cuando me veas llora” o “Si vuelves a ver esta piedra llorarás”. Esta última inscripción se fechó en 1417.

Las piedras son consideradas como una señal de mal agüero. Y es debido a que su aparición viene provocada por una bajada del nivel de las aguas en los ríos en los que se encuentran. Problemas originados por la falta de precipitaciones que dieron lugar a sequías y enfermedades.

Existen muchas piedras del hambre en el mundo de la empresa. Escritas por empresarios y trabajadores en las distintas etapas de sequía, de crisis en definitiva. Estas piedras son experiencia. Pero en momentos críticos, lo que supone una experiencia que no se olvida. Estas piedras son cicatrices que serán mostradas periódicamente.  Y han de servir para recordarnos el pasado, lo negativo, y enseñarnos y enseñar a otros.

Cualquier empresa posee estas muescas. Y ha de establecer los mecanismos para alertar al empresario para tomar medidas. Por ello, la empresa ha de contar con sistemas de control. Estos sistemas de control son los llamados “cuadros de mando”, que recogen una serie de indicadores que muestran la situación. Han de establecer unos límites por debajo o por encima de los cuales, han de tomarse medidas correctoras.

En EQ ABOGADOS Y CONSULTORES, somos especialistas en implantar cuadros de mando. Pero también somos especialistas en establecer los mecanismos de control que ayuden a los empresarios.

Ahora más que nunca, y recordando la última gran crisis, se hace necesario contar con consultores profesionales. Mientras tanto, sed felices.

JOSE ANTONIO CABALLERO RUIZ