Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio

Ok Más info

957 249 199
octubre 16, 2018

¿POR QUÉ FLUCTÚAN LOS PRECIOS?

¿Nunca te has preguntado cuál es la razón de la variación de precios? Esta sencilla pregunta, ha sido fuente de innumerables estudios y teorías económicas, así como fuente de conflictos pasados, presentes y futuros. Vamos a mostrar un ejemplo simple que trate de mostrar los distintos aspectos que pueden intervenir.

Hay que precisar en primer lugar que en entornos de inflación cero, también se produce variación de precios, tanto al alza como a la baja, y ello es en función de la oferta y la demanda que se produzca (sobreoferta o sobredemanda).

Imaginemos el ejemplo de la producción de aceite:

Independientemente del entorno inflacionario, supongamos que se ha producido una cosecha extraordinaria de aceite. Este producto tiene por lo general una evolución muy estable, refiriéndonos a la demanda por parte de los consumidores. Si un año ha producido una excelente cosecha, no habrá demanda suficiente para absorber el excedente, pero gracias a la posibilidad de almacenaje que tiene este producto durante un tiempo, la bajada prevista de precios se verá parcialmente compensada por esta capacidad de almacenaje. En otros sectores se puede llegar a producir una sobreoferta, que hará fluctuar sensiblemente a la baja los precios.

Ahora supongamos que el aceite se pone de moda, debido a que una serie de actores mediáticos lo usan para otros fines distintos al alimenticio, como puede ser la incorporación de este producto en sus cócteles. Imaginemos que los consumidores, en tromba, replican el modelo, haciendo que aumente muchísimo la demanda, ya que se ha descubierto un uso distinto. La consecuencia será que se producirá una sobredemanda, aumentando considerablemente los precios, disminuyendo los almacenes, que en definitiva ayudan a regular las variaciones de precios. Pero claro está, esta sobredemanda atraerá a nuevos agricultores a plantar olivos, siendo que a medida que estos olivos comiencen a producir, la oferta irá equilibrándose con la demanda, pudiendo llegar a la sobreoferta en el caso de que un estudio médico afirme que los cócteles con aceite son malos para la salud, lo que consecuentemente disminuiría nuevamente la demanda, pero no la oferta.

La Información de cuánto vale una cosa es muy dispersa, extremadamente atomizada en fragmentos de información que es muy difícil de regular. Todos y cada uno de nosotros recogemos pequeñas fracciones de esta información y con ella interactuamos en el mercado, comprando o no, vendiendo o no, produciendo más o menos.

El precio es uno de los milagros y cumbre del ser humano, expresado en términos de funcionamiento tiene vida propia, vida que cada uno de nosotros imprime con nuestra actitud en el mercado, fijándolo en un determinado valor o modificándolo.

Muchos gobiernos, a lo largo de la historia, no han sabido gestionarlos, interviniendo sobre ellos, con resultados nefastos de todos los signos políticos. Si la fijación de precios viene dirigida desde arriba, como es el caso de algunos países extremadamente intervenidos, se provocan distorsiones que dan lugar, por lo general, al desabastecimiento de los mercados.

Los precios no solo se construyen a partir de los costes, hay infinidad de otros aspectos que los regulan entroncando con las distintas teorías económicas. Esperando a que el mercado regule los precios, sed felices.

José Antonio Caballero

EQ Abogados & Consultores