Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio

Ok Más info

957 249 199
EL CONSEJO DE FAMILIA EN LA EMPRESA FAMILIAR febrero 06, 2017

EL CONSEJO DE FAMILIA EN LA EMPRESA FAMILIAR

Como todos sabemos, en la Empresa Familiar conviven íntimamente unidas las relaciones empresariales y las familiares. Para evitar que ambas esferas entren en conflicto, y garantizar que cada cuestión sea tratada en el ámbito que le corresponde, equilibrando los intereses de las esferas familiar y empresarial, debemos implantar el Consejo de Familia.

Dentro del organigrama de la Empresa Familiar, el Consejo de familia es el lugar de deliberación o debate familiar. Es el órgano que potencia las relaciones entre la familia y el Consejo de Administración. La existencia de un Consejo de Familia separado del Consejo de Administración permite diferenciar los aspectos íntegramente familiares de los temas exclusivamente empresariales de forma que no se distorsionen, ni exacerben los debates en la empresa.

El consejo de familia tiene un papel fundamental en el mantenimiento de la unidad de acción y de gobierno de la familia, así como también en el compromiso de la familia con el proyecto empresarial. Su fin es garantizar un clima familiar positivo que contribuya a la unidad y compromiso de la familia propietaria con sus objetivos.

Como órgano de gobierno, el Consejo de Familia, es el encargado de garantizar el buen entendimiento, mediante una representación efectiva de las distintas ramas familiares, cuidando la relación entre las mismas para favorecer su encaje en la empresa, aportando el conocimiento y cultura necesarios para la aplicación de un adecuado Protocolo Familiar de actuación que armonice el trabajo en familia. Es imprescindible que existan canales de comunicación intra-familiar e inter-generacional, que todos los familiares tengan una mentalidad constructiva y predisposición a comunicarse de manera favorable. Fomentar las relaciones inter-generacionales, así como la orientación de sus miembros mediante una valoración objetiva que construya un buen funcionamiento de la empresa.

Es aconsejable que el Consejo de Familia esté compuesto por entre cuatro y ocho miembros (según el tamaño del clan familiar), en el que haya equilibrio entre socios exclusivamente capitalistas y socios trabajadores; representantes de cada rama familiar; hombres y mujeres; y familiares políticos. También es muy recomendable la incorporación de un Consejero Externo, el cual, puede ayudar a la creación, implantación y funcionamiento correcto del Consejo Familiar, así como a arbitrar la gestión de los temas críticos que surgirán en su seno.

Antonio Texidó
EQ Abogados