Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio

Ok Más info

957 249 199
GESTIÓN EMPRESARIAL Y TEORÍA DE JUEGOS abril 12, 2018

GESTIÓN EMPRESARIAL Y TEORÍA DE JUEGOS

 Tal y como muestra el estudio “The Tragedy of Commons” publicado en 1969 por Garret Hardin, la gestión empresarial se basa en la Teoría de Juegos, ¿Comenzamos?

Supongamos un pueblo de ganaderos donde sus cabezas de ganado pastan en un campo comunal. Aquí comienza la tragedia y la ruina de los mismos y su gestión empresarial. Así, existen 4 posibles opciones respecto a las decisiones que cada ganadero tome. Los ganaderos tratan de maximizar sus propios beneficios en contra del bien común. Estas posibilidades son que:

  • Los demás sean cuidadosos con el pasto y yo no (la más deseada y probable)
  • Todos seamos cuidadosos con los pastos.
  • Ninguno cuidemos del pasto.
  • Yo sea cuidadoso y los demás no (la menos deseada y menos probable)

Como puede inferirse, lo más probable es que los ganaderos traten de prestar su atención al aumento de su cabaña. Esto está en contra de destinar recursos y esfuerzos en mantener el sustento de la misma. Se espera que el resto de los ganaderos cuidarán del bien común. De ello depende la gestión empresarial. La mejor estratégica de cada ganadero es la de no ser cuidadoso. La ruina es el destino hacia el cual corren todos los hombres, cada uno buscando su mejor provecho. La tragedia de los comunes, común en todas las civilizaciones, puede ser el origen del derecho privado y público.

Todo lo anterior no es sino la realidad diaria de las cooperativas, donde la estrategia dominante es aquella en la que nadie cuida la sociedad, creyendo que el resto hará lo suyo, y fuente del fracaso de la gestión empresarial.

Imaginemos ahora dos sospechosos (incomunicados entre si) que han sido detenidos por posible robo, pero sobre los que no se dispone de pruebas, de forma que la policía ha de probar mediante la confesión de alguno de los dos. La policía indica a los sospechosos que, si el otro sospechoso le delata, le condenarían 10 años. Sin embargo, si confiesa él su culpabilidad, la condena se reduciría a tan solo 2 año. Por último, si ninguno de los dos confiesa, ambos serían puestos en libertad.

Este simple juego (conocido como el dilema del prisionero) da como estrategia dominante la confesión, lo que conllevaría inmediatamente que ambos sospechosos irían a la cárcel 2 años. Ambos decidirían no cooperar, a pesar del posible beneficio, pero también la posibilidad de aceptar una condena aún sin haber cometido delito alguno

Este anterior ejemplo puede aplicarse al empresario que lucha por mantener a toda costa su empresa. Ocurre en una situación de insolvencia Se trata de ocultar el verdadero estado de la misma, a riesgo de arrastrar a otros cuantos empresarios y empresas con él. Es la propia estrategia de supervivencia. Pero muestra al otro empresario capaz de conceder crédito con tal de facturar. Si no concede crédito, es posible que el empresario pierda al cliente. Pero si continúa proporcionándoselo, corre el riesgo de perder el dinero. En este sentido, el empresario suele moverse más por el volumen de facturación, que por el de cobros. Mala gestión empresarial

Mientras tanto, continuad jugando, pero siendo felices.

José Antonio Caballero